Comments (10)

¡Hola!
Soy nueva por aquí pero me ha encantado el tono de esta entrada. Algunas de las cosas me han hecho sentir muy identificada, aunque otras las tengo más que controladas ya el saber decir no cuando veo esas situaciones acercarse (a la legua se las ve).

Muchas veces también tenemos que aprender a decirnos que no a nosotros mismos, sentarnos a pensar y saber qué nos apetece realmente y qué no. Saber darnos cuenta de las cosas que realmente nos hacen felices y las que seguimos haciendo por rutina u obligación (auto impuesta) pero que no nos aportan tanto como antes 🙂

Muy chula entrada 🙂

Sólo un capítulo más.

Muchísimas gracias por tu comentario Stiby! Totalmente de acuerdo, es importante pararse a hablar con uno mismo y reflexionar sobre todas las cosas de nuestra vida que nos hacen infelices, entre ellas las que hacemos por obligación o autoimpuestas como bien dices. ¡Un saludo!

Yo no creo que serán clavados, sigo pensando que son familia (un hijo secreto al que le puso su mismo nombre)…;-)

Jajaja nunca lo sabremos…pero algo hay! 😜

Fantástico como siempre !!! 😘😘😘

Gracias amore! 😘

Jajaja…q bueno….me ha gustado mucho,y sobretodo he sentido nostalgia recordando esos chascarrillos de empresa con los q tantas risas nos hemos echado. Yo soy de las q no sabe decir NO, es verdad q voy aprendiendo, eso si, muuuuuyyyyyy lentamente.

Gracias Gemiki por estos ratos tan buenos q nos haces pasar

Gracias a ti por ser parte de esos ratos tan buenos! 😍😍😍

jajaja buenisimo!!!! Es todo un reto aprender a decir NO a los demás, pero una gran satisfacción cuando ya has aprendido a decirte SI a ti mism@.

Gracias por este artículo!!! abrazos

Todo un reto sí señor, pero cuando aprendes a respetarte es una gran satisfacción como bien dices…¡un besazo! 😘

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SCROLL TO TOP